martes, 12 de julio de 2016

Correr descalzos

Lo único malo que tiene correr descalzos es que se nos ensucian los pies o se nos rompen los calcetines.

Correr descalzos fortalece la musculatura de los pies, esa que tenemos atrofiada porque las zapatillas que usamos están super-hiper-mega reforzadas.

Yo incluiría correr descalzos en la rutina del entrenamiento, al menos dos días a la semana, por ejemplo los días de series si las hacemos en la pista. Hacer tanto calentamiento como enfriamiento sin zapatillas.

Pero también hay que tener cuidado con los contras. Correr descalzo hace que nos cambie la pisada ya que apoyamos de metatarso, con lo que ejercitamos una musculatura que no estamos acostumbrados a trabajar y si empezamos corriendo mucho tiempo descalzos vendrán las sobrecargas e incluso lesiones.

Por eso es conveniente que la introducción sea progresiva.

jueves, 23 de junio de 2016

SEO y maratón

Pensar que se puede conseguir una buena posición en pocos días y no ser paciente

El SEO es una carrera de fondo. No sólo que no hay atajos (sin hacer trampas) sino que sólo el trabajo de fondo podrá hacer un SEO que sea capaz de soportar los cambios de algoritmo de Google.

Maratonianos. ¿Os suena esto de algo?

sábado, 18 de junio de 2016

Quizás exageremos un poco. ¿Qué puede comer un atleta?

Leía hoy por ahí que un atleta profesional no se toma ni un helado en verano y me venía a la memoria aquello que en su día dijo Chema Martínez, algo así como que no se comía ni un pincho de tortilla para no ganar ni un gramo de grasa.

De entrada me parece muy exagerado. Porque un corredor de élite se salte algún día la dieta no va a ganar ni un solo gramo. Y como he escrito más de una vez, "no sólo de pasta vive el corredor". De todos es sabido que para cualquier ciudadano de a pie hay unas cuantas cosas prohibidísimas si se quiere mantener la dieta: fritos, refrescos, bollería industrial, grasas...

A cualquiera de nosotros, deportistas mortales, tampoco nos va a pasar nada porque un día nos comamos un helado o nos bebamos una coca cola (he puesto "o", no "y"). El problema viene cuando hoy nos comemos un helado, mañana nos bebemos esa coca cola, al otro nos comemos un donuts. Son calorías malas e innecesarias que estamos ingiriendo y que a la larga nos van a hacer perder peso.

Hablando de atletas o deportistas de élite, teniendo en cuenta los volúmenes de entrenamiento que hacen, y digo esto sin ser especialista en nutrición, creo que se podría permitir alguna alegría diaria para el cuerpo en forma de estos alimentos que he llamado "prohibidos". O quizás no. Pero de ahí a no tomarse ni un helado en verano hay un trecho.

Y escribo estas líneas por si alguno de los mortales que lee esto entra en razón y en vez de seguir al pie de la letra lo que hacen sus ídolos pone los pies en la tierra y se comporta como lo que es, una persona normal. Que a algún corredor popular he conocido yo que le dio anemia precisamente por emular la dieta de los "pro" y comer ensalada de primero y pasta de segundo. Ni legumbres, ni proteínas.

Así que si un día te apetece un helado, ¡cómetelo! Pero uno es uno y un día es un día.


miércoles, 11 de mayo de 2016

corren 4.000 héroes en la media maratón de Zaragoza

En las últimas semanas nos hemos encontrado con varias noticias de corredores fallecidos mientras disputaban distintas pruebas atléticas además de actuaciones de equipos sanitarios reanimando corredores que desfallecieron tras cruzar la meta.

Si escribía hace unos días que "Terminar un maratón no está al alcance de cualquiera" hoy me reafirmo en todo lo que escribí entonces y además añado uno de los por qués son muchos los corredores que se embarcan en aventuras para las que no están ni mínimamente preparados.

Que 4.000 corredores participen en una media maratón como la de Zaragoza es algo a destacar. Son 4.000 personas que apuestan por un estilo de vida saludable, por el deporte y por todos los beneficios que les reporta.

Pero de ahí a que un participante los califique como héroes va un trecho y en afirmaciones como esta está el germen de muchos de los hechos luctuosos que ocurren. Escribía en otro contexto que 4.000 son muchos héroes, así que busquemos otra manera de calificarnos y quizás de esta manera evitemos que muchos medios sólo se hagan eco de las carreras populares por el fallecimiento de algún corredor.

domingo, 8 de mayo de 2016

Bocatas de chorizo y platos de espaguetis

No sé por qué llevo unos días dándole vueltas al tema del doping, una lacra para el deporte que podría tener solución si se coge el toro por los cuernos. Pero hay que quererlo y la duda es si las autoridades quieren hacerlo.

Se ha hablando largo y tendido sobre este asunto, de los riesgos para la salud del deportista, de la adulteración que supone para la competición o de los perjuicios económicos que supone para los afectados. A pesar de todo parece claro que no se le quiere poner solución y quizás ésta vendría por alguna de las recetas que voy a comentar.

Y mi receta es muy radical. Si yo he sido capaz de preparar más de una decena de maratones sin tomar ni una aspirina para el catarro ni un complemento vitamínico para paliar los rigores de la preparación, por qué no trasladar ese modelo a los deportistas profesionales.

Muchos hemos oido que ciertos deportistas tienen altos índices de enfermedades como por ejemplo el asma, lo que les da libertad para tomar ciertos medicamentos. Y la trampa viene en que estos medicamentos, ejemplo, el ventolín, enmascaran el consumo de otros (ignoro cuáles). Pero lo más sangrante es que el % de deportistas que declaran ser asmáticos supera en un altísimo porcentaje al de la población normal.

Cuáles son los argumentos de los deportistas que dicen ser asmáticos. Que si no toman el medicamento no pueden practicar el deporte a alto nivel. ¿Qué nos pasaría a los mortales? Que tendríamos que rebajar la intensidad o incluso dejar de practicar deporte en tiempo de alta incidencia de la enfermedad (ejemplo, en primavera).

¿Cómo lo trasladamos a los profesionales? Aquí nadie toma Ventolín, si tienes problemas de asma haz otro deporte o baja la intensidad. ¿Que no te cuadra en la planificación de la temporada para preparar los JJ.OO. por ejemplo? Búscate otros objetivos en otros momentos de la temporada, igual que hacemos los populares.

Este ejemplo lo podemos trasladar al consumo de otras sustancias legales (y digo legales porque están aprobadas por el comité que regula el doping). Podría pasar que un deportista tiene tendencia a la anemia y tiene que suplementarse con hierro vía oral. Solución. Si hacer 200 km. semanales te produce anemia, corre sólo 150.

¿Que con 150 no llegas a correr un maratón en sub 2.10? Dedícate a otra cosa. Otra vez, como hacemos los populares. Nosotros si corremos más de n kilómetros y nos lesionamos o enfermamos, ¿a que no optamos por los suplementos y sí por rebajar volúmenes e intensidades y si tenemos que renunciar a correr un maratón y tenemos que conformarnos con un 10.000 nos conformamos?

Si todos corren a bocata de chorizo y plato de espaguetis quizás las marcas de maratón no estarían en 2.03 o las del 100 en 9.6X, pero creo que para el espectador sería igual de bonito ver a los corredores hacer el maratón a 3.10 ó 3.15 el km. en vez de a 2.55. Y sobre todo conseguiríamos un deporte limpio.