martes, 12 de julio de 2016

Correr descalzos

Lo único malo que tiene correr descalzos es que se nos ensucian los pies o se nos rompen los calcetines.

Correr descalzos fortalece la musculatura de los pies, esa que tenemos atrofiada porque las zapatillas que usamos están super-hiper-mega reforzadas.

Yo incluiría correr descalzos en la rutina del entrenamiento, al menos dos días a la semana, por ejemplo los días de series si las hacemos en la pista. Hacer tanto calentamiento como enfriamiento sin zapatillas.

Pero también hay que tener cuidado con los contras. Correr descalzo hace que nos cambie la pisada ya que apoyamos de metatarso, con lo que ejercitamos una musculatura que no estamos acostumbrados a trabajar y si empezamos corriendo mucho tiempo descalzos vendrán las sobrecargas e incluso lesiones.

Por eso es conveniente que la introducción sea progresiva.

jueves, 23 de junio de 2016

SEO y maratón

Pensar que se puede conseguir una buena posición en pocos días y no ser paciente

El SEO es una carrera de fondo. No sólo que no hay atajos (sin hacer trampas) sino que sólo el trabajo de fondo podrá hacer un SEO que sea capaz de soportar los cambios de algoritmo de Google.

Maratonianos. ¿Os suena esto de algo?

sábado, 18 de junio de 2016

Quizás exageremos un poco. ¿Qué puede comer un atleta?

Leía hoy por ahí que un atleta profesional no se toma ni un helado en verano y me venía a la memoria aquello que en su día dijo Chema Martínez, algo así como que no se comía ni un pincho de tortilla para no ganar ni un gramo de grasa.

De entrada me parece muy exagerado. Porque un corredor de élite se salte algún día la dieta no va a ganar ni un solo gramo. Y como he escrito más de una vez, "no sólo de pasta vive el corredor". De todos es sabido que para cualquier ciudadano de a pie hay unas cuantas cosas prohibidísimas si se quiere mantener la dieta: fritos, refrescos, bollería industrial, grasas...

A cualquiera de nosotros, deportistas mortales, tampoco nos va a pasar nada porque un día nos comamos un helado o nos bebamos una coca cola (he puesto "o", no "y"). El problema viene cuando hoy nos comemos un helado, mañana nos bebemos esa coca cola, al otro nos comemos un donuts. Son calorías malas e innecesarias que estamos ingiriendo y que a la larga nos van a hacer perder peso.

Hablando de atletas o deportistas de élite, teniendo en cuenta los volúmenes de entrenamiento que hacen, y digo esto sin ser especialista en nutrición, creo que se podría permitir alguna alegría diaria para el cuerpo en forma de estos alimentos que he llamado "prohibidos". O quizás no. Pero de ahí a no tomarse ni un helado en verano hay un trecho.

Y escribo estas líneas por si alguno de los mortales que lee esto entra en razón y en vez de seguir al pie de la letra lo que hacen sus ídolos pone los pies en la tierra y se comporta como lo que es, una persona normal. Que a algún corredor popular he conocido yo que le dio anemia precisamente por emular la dieta de los "pro" y comer ensalada de primero y pasta de segundo. Ni legumbres, ni proteínas.

Así que si un día te apetece un helado, ¡cómetelo! Pero uno es uno y un día es un día.


miércoles, 11 de mayo de 2016

corren 4.000 héroes en la media maratón de Zaragoza

En las últimas semanas nos hemos encontrado con varias noticias de corredores fallecidos mientras disputaban distintas pruebas atléticas además de actuaciones de equipos sanitarios reanimando corredores que desfallecieron tras cruzar la meta.

Si escribía hace unos días que "Terminar un maratón no está al alcance de cualquiera" hoy me reafirmo en todo lo que escribí entonces y además añado uno de los por qués son muchos los corredores que se embarcan en aventuras para las que no están ni mínimamente preparados.

Que 4.000 corredores participen en una media maratón como la de Zaragoza es algo a destacar. Son 4.000 personas que apuestan por un estilo de vida saludable, por el deporte y por todos los beneficios que les reporta.

Pero de ahí a que un participante los califique como héroes va un trecho y en afirmaciones como esta está el germen de muchos de los hechos luctuosos que ocurren. Escribía en otro contexto que 4.000 son muchos héroes, así que busquemos otra manera de calificarnos y quizás de esta manera evitemos que muchos medios sólo se hagan eco de las carreras populares por el fallecimiento de algún corredor.

domingo, 8 de mayo de 2016

Bocatas de chorizo y platos de espaguetis

No sé por qué llevo unos días dándole vueltas al tema del doping, una lacra para el deporte que podría tener solución si se coge el toro por los cuernos. Pero hay que quererlo y la duda es si las autoridades quieren hacerlo.

Se ha hablando largo y tendido sobre este asunto, de los riesgos para la salud del deportista, de la adulteración que supone para la competición o de los perjuicios económicos que supone para los afectados. A pesar de todo parece claro que no se le quiere poner solución y quizás ésta vendría por alguna de las recetas que voy a comentar.

Y mi receta es muy radical. Si yo he sido capaz de preparar más de una decena de maratones sin tomar ni una aspirina para el catarro ni un complemento vitamínico para paliar los rigores de la preparación, por qué no trasladar ese modelo a los deportistas profesionales.

Muchos hemos oido que ciertos deportistas tienen altos índices de enfermedades como por ejemplo el asma, lo que les da libertad para tomar ciertos medicamentos. Y la trampa viene en que estos medicamentos, ejemplo, el ventolín, enmascaran el consumo de otros (ignoro cuáles). Pero lo más sangrante es que el % de deportistas que declaran ser asmáticos supera en un altísimo porcentaje al de la población normal.

Cuáles son los argumentos de los deportistas que dicen ser asmáticos. Que si no toman el medicamento no pueden practicar el deporte a alto nivel. ¿Qué nos pasaría a los mortales? Que tendríamos que rebajar la intensidad o incluso dejar de practicar deporte en tiempo de alta incidencia de la enfermedad (ejemplo, en primavera).

¿Cómo lo trasladamos a los profesionales? Aquí nadie toma Ventolín, si tienes problemas de asma haz otro deporte o baja la intensidad. ¿Que no te cuadra en la planificación de la temporada para preparar los JJ.OO. por ejemplo? Búscate otros objetivos en otros momentos de la temporada, igual que hacemos los populares.

Este ejemplo lo podemos trasladar al consumo de otras sustancias legales (y digo legales porque están aprobadas por el comité que regula el doping). Podría pasar que un deportista tiene tendencia a la anemia y tiene que suplementarse con hierro vía oral. Solución. Si hacer 200 km. semanales te produce anemia, corre sólo 150.

¿Que con 150 no llegas a correr un maratón en sub 2.10? Dedícate a otra cosa. Otra vez, como hacemos los populares. Nosotros si corremos más de n kilómetros y nos lesionamos o enfermamos, ¿a que no optamos por los suplementos y sí por rebajar volúmenes e intensidades y si tenemos que renunciar a correr un maratón y tenemos que conformarnos con un 10.000 nos conformamos?

Si todos corren a bocata de chorizo y plato de espaguetis quizás las marcas de maratón no estarían en 2.03 o las del 100 en 9.6X, pero creo que para el espectador sería igual de bonito ver a los corredores hacer el maratón a 3.10 ó 3.15 el km. en vez de a 2.55. Y sobre todo conseguiríamos un deporte limpio.

domingo, 24 de abril de 2016

Maratón de Madrid 2.016, entrada en la Casa de Campo


Terminar un maratón no está al alcance de cualquiera

"Me he parado en el 26. Se me ha hecho muy grande. Uno tiene que saber encontrar su límites". Esto es lo que me ha dicho Nacho, un pupilo al que he estado entrenando y que tenía como objetivo terminar el maratón de Madrid. Como se desprende de sus palabras no lo ha conseguido.

Yo había quedado con él en la entrada de la Casa de Campo para acompañarle en el tramo final pero no nos hemos visto porque ha llegado tarde y yo pensaba que se me había colado entre la marea de corredores. Así que me he ido por Virgen del Puerto hasta el 34 y de ahí me he unido a la carrera.

El paso por km. estaba en torno a los 5.30 pese a la subida, es decir, para terminar el maratón en menos de 4 horas y tengo que decir que lo que he visto es para que muchos de los que se embarcan en la aventura de un maratón se lo piensen porque esto no es un juego de niños.

A 5.30 el km. me he encontrado con multitud de corredores andando, casi había colas ante los patinadores que llevaban el reflex, mucha gente con calambres... y eso que hoy no ha hecho un día excesivamente malo para correr un maratón. Para mi gusto unos grados menos hubieran sido la temperatura ideal, pero también es verdad que no ha hecho excesivo calor.

A esos ritmos se ven muchos corredores con sobrepeso, gente a la que ves por la calle y piensas que hace de todo menos correr maratones. Y no hablo de algún kilo de más, no hablo de IMC que seguro están en la obesidad. Como comprenderéis meterse 42 km. no es lo más aconsejado en esos casos, más cuando esos 42 km. son a cualquier precio.

El por qué de todo esto. Se ha extendido la idea de que cualquiera puede terminar un maratón y muchos corredores se embarcan en algo para lo que no están ni minimamente preparados y su único objetivo es llegar a meta cueste lo cueste. Es evidente la falta de preparación y el desconocimiento total.

Y lo digo porque durante más de una hora he estado en la entrada de la Casa de Campo, aproximadamente kilómetro 26, y ya se veía multitud de corredores andando, los comentarios de los participantes eran de lo más surrealistas, de una falta de respeto a una distancia que pone a cada cual en su sitio.

Por eso recalco las palabras de Nacho. "Uno tiene que saber encontrar sus límites" y añado que "un maratón no está al alcance de cualquiera".

IPmasD Hospitality Solutions, proveedor especializado en el suministro de equipos, servicios y soluciones para hotel.

domingo, 17 de abril de 2016

Maratón, diseccionando la carrera


Hasta el km. 5 
Hay que coger el ritmo, ajustarse al tiempo de paso por km. Principal peligro, salir muy rápido. Por tanto, contenerse e ir mirando en cada kilómetro que el tiempo de paso se ajusta a lo que tenías pensado. 

Del 5 al 25
Lo mejor de la carrera. En este tramo los kilómetros salen solos. Sin darte cuenta van pasando uno tras otro. Hay que ir con el freno de mano echado porque tendrás ganas de ir más rápido y las sensaciones serán buenas. Como digo, a controlar el ritmo, intentando ajustarse al ritmo por km. 

Del 26 al 35 
Aquí los kilómetros ya no salen tan fáciles, pero siguen saliendo bien, aunque ya empezarás a notar que cuestan algo más. En este tramo hay que concentrarse ya no en tener cuidado con ir más rápido, sino en que hay que esforzarse un poco más para que los tiempos sigan saliendo.

Del 36 al 42
Sálvese quien pueda :-) En este tramo sí que es probable que se empiece a perder tiempo. Si se va bien entrenado no debería ser mucho y el gran objetivo de todos es poder seguir manteniendo el ritmo. Ahora es cuando hay que pensar en todas las semanas de entrenamiento, en todo lo que has "invertido" para llegar a este momento. Hay que tirar de cabeza porque esto ya está hecho.

domingo, 10 de abril de 2016

Dos semanas finales rumbo al Maratón de Madrid

Como quien dice ya está todo hecho. Ya sólo queda asimilar lo acumulado y descansar.

PENÚLTIMA SEMANA
Lunes: 60' c.c.s.
Martes: 3 x 2.000 (3' de rec)
Miércoles: 45' ritmo de calentamiento.
Jueves: 12 ritmo maratón
Viernes: descanso
Sábado: 10 r3
Domingo: 90'

ÚLTIMA SEMANA
Lunes: 8 ritmo maratón.
Martes: Descanso
Miércoles: 2 x 2.000
Jueves: 45' c.c.s.
Viernes: 30' ritmo calentamiento.
Sábado: Descanso

Domingo: MARATÓN

sábado, 26 de marzo de 2016

Horario de verano



Primero, un aviso a los despistados. Esta noche habrá cambio de hora. A ver si todavía hay alguno que no se ha enterado y el lunes va a llegar una hora tarde al trabajo.

Segundo, el cambio de hora nos va a suponer levantarnos una hora antes. Es habitual que la semana que viene la gente esté cansada, con más sueño de lo habitual. Es normal, como decía nos estamos levantando una hora antes y eso se nota. Es como un mini jet lag.

Tercero, este cansancio se notará en lo deportivo. Si por casualidad os notáis más cansados y que los entrenamientos os cuestan más, la razón no es otra que esa horita menos de sueño. No lo achaquéis a bajas repentinas de forma, excesiva acumulación de kilómetros o de intensidad, aunque también podría ser.

viernes, 18 de marzo de 2016

Cómo ir a las pistas de atletismo de Madrid

Media maratón de Getafe
  • M-40
  • Carretara de Toledo
  • Salida 11 (Getafe)
  • Se llega a una rotonda con un 'adorno' hecho como de barras de hierro. Ir haciendo la rotonda hasta la 3º salida, lo que supone seguir más o menos recto.
  • Se llega a otra rotonda con unas tinajas. Ahí a la dcha.
  • Entramos en una avenida. En la parte de la dcha. tenemos el pdvo.

Memorial Luis Miguel Cortés la Guía. Coslada.
  • M-40
  • Salida de la Peineta: Coslada - Adva. de Arcentales. Creo que es la salida 11
  • Se coge una carretera en cuesta abajo. Nada más pasar un túnelcillo se llega a una rotonda. Aquí a la izda.
  • Esta calle to recto hasta la 1ª rotonda. Aquí a la dcha.
  • En la siguiente rotonda (tiene en el medio un monumento de hierro) se coge recto. Se sube un puente por encima de las vías.
  • To recto (incluido un desvio que la calle nos obliga a hacer). Hay que dejar una gasolinera a la dcha.
  • Por la calle se ve a la izda. polígono industrial y a la dcha. un parque.
  • En la 2ª rotonda a la dcha. El edificio que hay en la dcha de la calle en la que hemos entrado es el pdvo.

Trofeo de Atletismo Villa de Fuenlabrada y media maratón de Fuenlabrada.
Pdvo. Abierto de Fuenlabrada (C/ Camino Bajo de Getafe,2)
  • M-40
  • Carretera de Toledo, A-42
  • Salida 16 (pone Getafe Fuenlabrada)
  • Se coge la vía de servício hasta el final, donde nos topamos con una rotonda
  • En esta rotonda a la dcha. Se coge una carretera, la M-506
  • Se llega a una rotonda que se coge recta. Al frente, en la parte decha de la carretera se ven unos chopos. Allí está el pdvo.
  • En la siguiente rotonda, que tiene un tunel, hay que salirse a la dcha. Es decir, no coger el tunel.
  • Se entra al parking del pdvo.

Pongo aquí como seguir para ir al otro Pdvo. de Fuenlabrada, el que está en el campus de la universidad Rey Juan Carlos.

  • En la siguiente rotonda, que tiene un tunel, nos metemos por debajo. (esta es la misma rotonda que mencionaba antes).
  • A partir de aquí seguimos por la carretera todo seguido, sin salirnos. Si hay alguna rotonda, que creo que no, siempre recto.
  • Llegamos a una salida que pone Hospital de Fuenlabrada. Salimos por ahí.
  • Rotonda, que está por encima de la carretera. Hacia la izda.
  • Allí ya vemos a la dcha. el Hospital y a la izda. el campues, que está vallado. El pdvo. está en la parte inferior del Campus, según entras a la izda.


Pista de Alcorcón, prado de Santo Domingo
Pdvo. El Soto (Móstoles)

  • M-40, salida carretera de Extremadura
  • Carretera de Extremadura, primera salida a Alcorcón (desde la incorporación de la M-40 hay que cruzar como 4 carriles)
  • Se coge la salida que cruza por encima de la N-V hasta una rotonda
  • Rotonda a la dcha. A partir de ahora todo tieso, todas las rotondas rectas. Para orientarnos decir que en un momento vamos paralelos a la vía del tren.
  • Cuando llegamos a una rotonda con un monumento de hierro, penúltima, seguimos recto y enseguida tenemos a la dcha. una gasolinera de BP. En la siguiente rotonda a la izda.
  • En el primer cruce a la dcha. Un poco más alante, en la acera de la izda, está el pdvo.


Pdvo. El la dehesa Boyal (San Sebastian de los Reyes)
  • M-40
  • N-1
  • Salida 19
  • Se hace la rotonda hacia la izda. y de las tres salidas que hay se coge la de la dcha.
  • Se entra en un pológono industrial. Todo recto, todas las rotondas rectas. Se dejará Antena 3 a la izda. Igual, todo recto. Cuando se llegue a una zona de pisos nuevos se gira a la izda en una rotonda y al llegar a la siguiente rotonda otra vez recto, paralelo a la carretera anterior.

Pdvo. Europa (Leganés)
  • M-40
  • Carretera de Toledo
  • Salida 9 (Leganés). Ojo con la curva
  • Se entra en una carretera. Todas las rotondas rectas. El pdvo. está a la dcha, junto a un McDonals y una rotonda con unas esculturas de hierro que parecen la cabeza de las Meninas.

Pdvo. de Majadahonda
  • M-40
  • Salida 41: Pozuelo - Majadahonda - Boadilla
  • Se coge dirección M-503 dirección Majadahonda.
  • En cuanto veamos un cartel de M-50 nos metemos
  • Una vez dentro de la M-50 coger la salida 79: Villanueva del Pardillo, Majadahonda.
  • Coger dirección Majadahonda.
  • En la 2ª o 3ª rotonda mirando a la izda. ya se ven los focos del pdvo.

Arganda
  • M-40
  • Carretera de Valencia
  • Primera salida que pone Arganda (salida 22)
  • En cuanto se llega a una rotonda se coge dirección Arganda por el polígono industrial.
  • Dentro del polígono todas las rotondas se cogen recto
  • Llega una última rotonda en la que empieza el pueblo. Esta rotonda tiene un cartel de Arganda a la dcha. y uno a Valdilecha como de frente. Cogemos dirección Valdileca.
  • Creo que hay una segunda rotonda... en esta tb. dirección Valdilecha.
  • Llegamos a una rotonda enorme, con una escultura de cubos de hierro. Aquí hay que coger a la izda. dirección al pdvo.
  • Se ve un pdvo. a la izda... ese no es. Se sigue recto hasta la siguiente rotonda. De frente se ve una gasolinera de Cepsa. Justo detrás de la gasolinera está la pista.

Tres Cantos. Pdvo. de La Luz.

  • Carretera de Colmenar, 
  • Primera entrada a 3C (km 21)
  • Seguimos la carretera sin desviarnos
  • En la cuarta rotonda a la derecha, hasta darse de frente con la instalación.

domingo, 6 de marzo de 2016

Aplicaciones y dispositivos

El mundo de las carreras no es ajeno a las nuevas tecnologías y de un tiempo a esta parte se están implantando entre los corredores todo tipo de cacharrines y aplicaciones que nacen con la idea de hacerles más fácil el entrenamiento pero que a la larga no sé yo si acaban haciendo todo lo contrario.
Si hablamos de las aplicaciones para los móviles las hay de todos los gustos y colores: las que nos planifican el entrenamiento, las que nos lo guardan como un diario y las que nos dan consejos extras tipo nutricionales o de buenos hábitos, etc. etc.

El principal problema que encuentro no se su uso, sino su variedad. Un corredor se engancha a esto del correr y se descarga su aplicación para hacer seguimiento a sus entrenamientos. Hasta aquí todo ok. salvo cuando pasa que se desecha esta primera app y nos instalamos una segunda. Se perdió nuestro histórico y no podremos hacer una estudio de cuánto hemos evolucionado en los últimos años.

Pero es que con los garmins y todo tipo de dispositivos basados en el GPS ocurre algo parecido. Con su uso el atleta lo cede todo a sus dictados hasta el punto de que nos se nos olvida cómo calcular cuánto hemos recorrido en el entrenamiento.

De toda la vida el entrenamiento largo se hacía en un circuito determinado y la comparativa venía por el tiempo invertido. Si el circuito mide 15 km. y lo he hecho en hora y cuarto el ritmo ha sido de 5' el km. Si del mes pasado he hecho el mismo circuito 5' más rápido es que voy progresando en el entrenamiento.

Pero cuando sólo me fío de mi dispositivo y éste empieza a medirme cada día una cosa acabo volviéndome loco, sin saber si he corrido a un ritmo o 10'' más lento y sobre todo perdiendo ese toquecito de conocimiento personal que me da el entrenar por sensaciones en el que el crono es una ayuda, no quien dirige el entrenamiento.

sábado, 20 de febrero de 2016

Lo que me mata es la velocidad


El martes acudí puntual a la cita de entrenamientos en el pdvo. de Palomeras. Era la segunda semana en la que empiezo a meter algo de chispa a los ritmos y lo estoy haciendo en medio de las series de los compañeros tirándoles 200, 300, 400 y hasta 500 m. a todos, unas veces a los que van a 4.15 el km. otras a los que van a 3.45 y otras a los que van o hacen el 1.000 a menos de 3.15 (que los tenemos en el Páris).

La semana pasada el martes fue un día de vendaval y me dediqué a hacer de pantalla en la recta y curva donde más soplaba el viento. Es algo que se agradece tener a alguien que te quite algo del que es uno de los elementos más odiados por los corredores. Pero el martes de esta semana fue un día muy bueno para hacer series. Hacía frío, sí, pero eolo se notaba poco.

Los compañeros están haciendo 4 x 1.500 y luego uno o dos miles y si yo estoy tirándoles un tramo cada una de sus vueltas salen unos pocos de metros a cierta calidad, que es lo que pretendo en esta fase de entrenamiento hasta que empiece con las series como tales (ya os contaré cuándo, cuánto y cómo).

El caso es que el martes hice más o menos como os he contado, me encontré bien y llegué hasta los 500 m. Quizás la mayoría de las veces que tiré lo hice a los que más corren y la guinda fue lanzar a un compañero al que dejé en el 500 e hizo el 1.000 en 3.11.

Las consecuencias las sufrí el miércoles, día en que la biela derecha volvió a darme síntomas de hacerse notar más de la cuenta. Me lo tomé como día de descanso y el jueves ya pude volver a entrenar con normalidad. Así que parece que lo que me mata es la velocidad y tendré que optar por hacer más series pero a menos ritmo. Lo que tengo que calibrar cuál es el tope de velocidad. Lo que está claro es que si corro a 3.11 el km, aunque sólo sean unos cientos de metros, la biela pía.

martes, 16 de febrero de 2016

Con el viento a favor

Metafóricamente hablando puedo comentar que el entrenamiento de ayer fue de los que te levantan la moral. De un día para otro me he encontrado rodando en cifras tope de lo que suelo en las últimas semanas pero, lo mejor, muy cómodo, queriendo correr más rápido y si nu hubiera sido lunes habiéndome ido al tope de la temporada. Pero opté por la prudencia y con la intención de ir paso a paso me quedé en lo que tenía previsto.

El de ayer fue uno de los días más fríos del año y la baja temperatura se acrecentaba debido al viento, un viento gélido que se hacía más que notar y que hacía que la sensación térmica fuera de más frío del que realmente hacía. Y la verdad es que frío hacía. En una zona sin edificios y junto a la M-40 un termómetro marcaba 2º a las 20.11. Supongo que en la madrugada ese mismo termómetro habrá mostrado los bajo cero.

Además se junto que durante el rodaje ni me molestaron las viejas lesiones ni tuve noticia de los nuevos dolores. Las viejas lesiones tienen que ver con la biela derecha que durante el 2.015 me dio bastante la lata: cintilla, isquio, piramidal, todo junto, nada de ello. Ni me obligó a parar del todo ni me dejó entrenar bien durante el año pasado. Sí me obligó a cancelar mis citas, por un lado el cto. de España veteranos de cross y por otro lado el campeonato de España de veteranos al aire libre. Lo que sí me permitió fue coger bastante la bici durante el verano y me dio la oportunidad de comprobar que con el fondo físico del atletismo se pueden hacer tiradas de casi 100 km. en bici.

En cuanto a los nuevos dolores, el pie izdo. que desde el primer día de mi retorno tras el parón atlético del verano me viene dando la lata. Pero nada nuevo en mis pies que suelen darme guerrilla. Cuando me levanto me duele bastante, pero según avanza el día se calienta y me deja hacer con total normalidad.

Lo que de ayer hiciera la mayor parte del entrenamiento con el viento a favor es sólo una ayuda reglamentaria :-)

domingo, 7 de febrero de 2016

Nuevos dolores ocultan viejas lesiones

Siempre he dicho que a todo atleta que se precie le tiene que doler algo cuando se levanta por la mañana. Y eso es lo que he sentido desde que he vuelto a entrenar con regularidad, que cuando me despierto me duele algo. Lo bueno, es que me siento atleta, lo mejor, que lo que me duele no es lo que me tuvo en el dique seco gran parte del año pasado; lo malo... que duele.

Desde la semana después de reyes he vuelto a entrenar con regularidad. Antes, durante el último trimestre del 2.015, no me fue posible porque mis obligaciones laborales me tenían ocupado desde las 7 de la mañana hasta más allá de las 9 de la noche. Apenas podía sacar un rato los fines de semana. Las ganas ya son otra cosa.

Pero el 2.016 me ha regalado un nuevo trabajo, un horario decente y más tiempo para entrenar. Así que me he puesto manos a la obra y hoy, después de cuatro semanas hago balance que creo que es bastante positivo. En estas 4 semanas (28 días) he entrenado 22 días (6, 5, 5 y 6 días/semana). ¿Kilómetros? Pocos, No más de 50 semanales, ¿Ritmos? Lentos, Pero se trataba de volver a coger la rutina y creo que lo he conseguido.

El siguiente paso, a partir de mañana, es empezar con algún ritmo alegre y, por qué no, alguna serie. Estas semanas me he limitado a correr sin más, a rodar, más o menos kilómetros (más bien menos), más o menos rápido (más bien más lento). Ahora la filosofía va a seguir siendo básicamente la misma pero, como digo, cuando se tercie empezaré a meter algo de calidad. De momento no me pongo plan de entrenamiento ni planificación. Lo haré al libre albedrío, según salga.

Lo que quiero es ver cómo me responde el cuerpo cuando le meto más velocidad. Ya he comprobado con con un volumen de en torno a los 50 km. no me lesiono, por eso quiero comprobar qué pasa cuando corra más deprisa. A esta fase también le daré cuatro semanas y cuando terminen haré balance y, dependiendo de cómo me vaya quizás me ponga algún objetivo.

No me atrevo a decir que estoy de vuelta, lo que sí afirmo es que lo estoy intentando.

martes, 2 de febrero de 2016

Cuando no me importaba correr con un resfriado

Hoy es uno de esos días en los que no me he separado del cleenex. El domingo me levanté con dolorcillo de garganta, ayer lunes ya se barruntaba un constipadillo y hoy martes ya me ha dado la lata por la noche y durante todo el día he estado moqueando de lo lindo.

En algunos momentos de la mañana me he sentido sólo regular y me he planteado no hacer el entrenamiento de hoy pero luego me he puesto a recordar y me han venido a la memoria aquellos años en los que casi nada me impedía entrenar y muy gordo tenía que ser el problema para no calzarme las zapatillas.

Y escarbando en la memoria he querido recordar que aquellos días en que se entrenaba con muchos mocos uno de alguna manera aceleraba el fin del catarro, no sé por qué razón pero debe de ser que al respirar más veces mientras uno corre ayuda a limpiar las fosas nasales.

Por supuesto ni series, ni ritmos alegres ni nada por el estilo, hoy un rodajito suave, lo suficiente para romper a sudar y, sobre todo a no quedarse frío que me da a mí que todo esto viene de uno de esos días de este cálido invierno madrileño en los que después de entrenar no me abrigué, y de aquellos polvos estos lodos.