domingo, 27 de diciembre de 2009

La conciliación y las fiestas navideñas

Dos grandes enemigas del corredor.

Antes que corredores somos padres, esposos, hijos, hermanos, etc. y a veces el día no da para estar con los tuyos y luego sacar algo de tiempo para hacer lo tuyo, correr.

Y luego están estas fechas navideñas, donde todo son compromisos, que si las amistades, que si viajes a ver a la familia.

Así que debido a todo esto me he tirado desde el día de nochebuena (día en que trabajé) hasta hoy, en el que sólo he podido hacer un trotecillo cochinero... y después de un viaje de vuelta.

Ya llegará la travesía del desierto (llamo así al trimestre que va desde Navidad hasta Semana Santa en el que no hay ni una sola fiesta, ni puentes ni nada), se acabarán las obligaciones y podré centrarme en entrenar.

4 comentarios:

manuel binoy dijo...

Me he reído con tu anterior entrada y se han resentido mis cotillas, pero ha valido la pena;ánimo y a seguir, un abrazo, nos seguimos leyendo.

Jan dijo...

yo llevo desde el martes de vacaciones, pero desde la semana que viene, a empezar a preparar mapoma....

carles aguilar dijo...

A pesar de todo siempre podemos encontrar un pequeño espacio de tiempo para tranquilizar nuestras neuronas y salir a correr para darle gusto al cuerpo... O no...??

vsblanco dijo...

MANUEL.
Sí que es buena, sí. Es de esas cosas que te pasan por email y dices: "esto hay que ponerlo en el blog"

JAN
Ya te he leído. Un plan de 17 semanas. Recuerda, guarda lo que te sobre hoy porque quizás mañana lo necesites.

CARLES
Pues sí, al final siempre hay un hueco. Pero a veces quien no contribuye es la cabeza.