sábado, 6 de febrero de 2010

¿Uno solo es suficiente?

Pasión y dudas como padre, admiración de entrenador o la objetividad de los números. Hoy me voy a salir del deporte que debería ser rey (el atletismo) y voy a hablar de baloncesto. Liga escolar, categoría alevín (todavía en canastas de minibasket)partido del sábado por la mañana, Aula nueva contra Santo Domingo el Savio. Tanteo final, 41-50. 

Empiezo por el final, por los datos puramente objetivos. Anotadores de Santo Domingo el Savio (Dosa). Miguel 43 puntos, David 7 puntos. ¿Se basta un jugador para ganar al otro equipo? Cuando hablamos de deportes de equipo, en este caso baloncesto, tenemos claro que el equipo son 5 jugadores y que si se gana, gana el equipo y si se pierde lo hace el equipo. ¿Qué pasa en un equipo cuando un solo jugador mete más puntos que todo el equipo contrario junto?

Sigo como entrenador. Este es el momento en que os cuento que los viernes por la tarde entreno a los chavales del Dosa en baloncesto. La filosofía del entrenamiento es algo así como "de apoyo". Cuando le comenté al responsable de deportes del colegio que quería entrenarles les dije que lo que quería hacer era trabajar con los chavales los conceptos. El entrenamiento lo titulé, "técnica individual, conceptos y fundamentos".

Se trata de trabajar con los chavales todas estas cosas que os he comentado que para el caso de baloncesto son cosas como pase, bote, tiro, entradas a canasta, etc. Como entrenador es gratificante ver como chavales que casi no saben ni botar el batón van aprendiendo su manejo, como cuando hacen una entrada marca en 1-2 de las entradas (primer paso con la pierna derecha, largo, para buscar la canasta, segundo paso con la izquiera, corto, para buscar un salto más alto).

Pero me encuentro con que uno de los chavales destaca muy por encima de los demás. Primera solución. Cuando hacemos entradas, guante en la mano derecha y a trabajar la mano débil, la izquierda. Si ya tiene interiorizados de sobra los movimientos que el resto está aprendiendo, que trabaje la "mano tonta". ¡Papá, hoy he metido una entrada con la izda!, me decía. Respuesta mía: "¿ves para qué sirve lo que entrenamos".

Por último, mi papel como padre. Por todo lo que he comentado creo que el chaval está preparado para jugar en equipos con más nivel. De hecho creo que su progresión como baloncestista podría ser más rápida de hacerlo con compañeros que mostraran su mismo nivel.

Pero también es verdad que estamos hablando de un niño de 11 años y como padre creo que a esta edad lo primero es divertirse, estar con sus amigos y compartir con ellos el entrenamiento. Son niños y lo que debe de prevalecer es el juego. Ya habrá tiempo de tomarse esto con un poco más de seriedad.

De momento ya ha probado en el campus de verano del Real Madrid y en el de Navidad del Estudiantes. Lo primero que me dijo cuando terminó el de verano fue: "papá, hay que ahorrar para el año que viene, quiero volver". ¡Y vaya si hay que ahorrar! 600 leuros, pero pagados muy a gusto. Quizás en unos meses os vuelva a contar otra chapa sobre esto del básket, como ya os conté hace unos meses: http://www.vsblanco.com/2009/02/partidazo.html.

Y por concluir, como decís alguno de los que me leéis, si habéis llegado hasta aquí, deciros que el pinrel está no bien y que voy a descansar de correl unos días hasta que desaparezcan el dolor en el calcañar.

2 comentarios:

CarLitros dijo...

Buena decisión la de descansar para recuperar el pinrel.

En cuanto a lo del crío pienso que haces lo correcto en todo lo que comentas.

Un abrazo

Quique dijo...

Hola Vicente, yo llevo entrenando chavales desde hace 18 años (futbol sala) y te digo que haces los correcto, si él está bien jugando ahí ya tendrá tiempo de dar el salto..porque con esos registros tiene maneras, si señor.

Yo tuve un niño hace años que él sólo metía hasta 16 goles, sus padres se creían que tenían al nuevo pelé...y se la pegaron.

Sobre tu dolor de pie, el descanso es lo mejor, aunque creo que esto lo sabes de sobra...cuidate y paciencia.

Un saludo
Quique