martes, 3 de agosto de 2010

¿Qué dicen mis viejas notas?

Tener un histórico de entrenamientos personal nos permite recordar que muchas de las cosas que nos pasan en nuestro día a día deportivo no sean más que la repetición de lo que ya nos pasó en temporadas anteriores. Y este conocimiento nos ayuda, sin duda, a superar los malos ratos que a veces nos llevamos en esto que es un hobby para nosotros (vaya contrasentido).

¿Dónde quiero ir a parar con tanto rodeo? Pues muy sencillo. Este julio de 2.010 es el tercer verano consecutivo que me calzo las zapatillas para preparar un maratón de otoño. Las razones son muy sencillas, ahora tengo más tiempo que en otras épocas del año y prefiero aprovechar para preparar, eso, un maratón.

Pero la especie humana suele ser frágil de memoria para algunas cosas. Y previendo esto, desde hace ya unos años además de llevar casi un diario de qué hago cada día también anoto sensaciones, cómo me encuentro tras hacer determinados entrenamientos, etc. ¿Con qué fin? Muy sencillo, para que cuando vuelva y me asuste de sensaciones, tiempos, pensamientos, etc. pueda ver que es lo mismo que me ocurrió otros años y que he podido superarlo.

Así que tirando de histórico he podido recordar que también otros años hacer 10 km. la primera o segunda semana después de volver a entrenar, suponen todo un triunfo, que en verano se sufre como un perro, que hacer ritmos altos es complicado con el calor, que cuando viene el fresco por arte de no sé qué te encuentras que de un día para otro parece que vuelas, que unos días estás que te sales y otros parece que no puedes ni con tu alma.

El caso es que con un diario de entrenamiento bien organizado uno se puede ahorrar sustos y disgustos al comprobar que lo que está sientiendo este año no es ni más ni menos que lo que sentía en años anteriores. Y si entonces la preparación dió fruto, ¿por qué no pensar que este año también?

Pd.
Ayer sufrí horrores para completar los primeros 15 km. seguidos de este verano.

3 comentarios:

manuel binoy dijo...

Al final los hiciste, Vicente, eso es lo que cuenta y lo que importa; no se construyó Roma en una semana; ánimo y adelante, todo es empezar, dicen los chinos, un abrazo.

Quique dijo...

Hola Vicente, yo lo hago tambien como tu y me ayuda a recordar mis sensaciones....es una buena manera de recordar lo que cuesta pillar buena forma fisica.

Un saludo
Quique

Alex dijo...

Para mi es vital el diario de entrenamiento aprendo y me motiva