jueves, 31 de marzo de 2011

Parece que la sangre se altera

Hoy, durante el entrenamiento del mediodía, se notaban algunas miradas lascivas.

Además os he de confesar que no he podido evitar picarme con un par de ellos. De los que corren, quicir, no los de las miradas lascivas (básicamente porque eran ellas). No sé si mejplico :-)

2 comentarios:

manuel binoy dijo...

Como un libro abierto, Vicente, como un libro abierto; ánimo y a seguir así, un saludo.

Raúl dijo...

Es la primavera que hace que todo suba... (metaforicamente hablando)