jueves, 30 de junio de 2011

El compañerismo en un deporte individual

Cuando hablamos de atletismo todo el mundo piensa en un deporte individual ya que en contra de los deportes de equipo, en el nuestro cualquier carrera, salto o lanzamiento lo hace uno solo consigo mismo y 10 km. lo son tanto para el que llega primero como para el que llega el último (un deporte democrático, se dice). En un deporte de equipo uno de los jugadores puede no estar bien y ser tapado o cubierto por sus compeñeros en determinadas tareas, cosa que en el decorrel es imposible.

Pero no es menos cierto que en el atletismo los compañeros de entrenamiento son una de las bases que nos permiten ser constantes, mantenernos y mejorar. A todos nos ha pasado que cuando hemos encontrado un grupo de entrenamiento de nuestro nivel, sea éste cual sea, hemos progresado con respecto a cuando entrenábamos solos.

Tener grupo te supone superar esa dosis de apatía, vagancia o como lo queramos llamar. Si sabes que bajas al parque y va a haber gente corriendo, importa menos que haga calor o frío, que llueva o nieve, entre todos las penas se llevan mejor.

Gracias al grupo consigues mantener la intensidad y los ritmos. Si hay que hacer las series solo, se tiende a la ley del mínimo esfuerzo e incluso más de un día se sustituyen el entrenamiento fraccionado por un rodaje. Nos solemos autoconvencer diciéndonos que un rodajito controlado tampoco es mal entrenamiento. Y nada más lejos de la realidad, pero si tocan series, hay que hacer series, y en compañía, buena o mala, se hacen mejor. Dándole la vuelta al dicho, peor solo que bien acompañado.

Con los compañeros, los entrenamientos se hacen un verdadero placer. Nada que ver dar 3 ó 4 vueltas al circuito de 3 ó 4 km. yendo solo que de charleta con el grupo. Es verdad que algunos días apetece ir solo porque uno quiere pensar en sus cosas, arreglar el mundo o simplemente no le apetece hablar con nadie, pero estaréis conmigo en que son los menos de los días.

Podría seguir poniendo ejemplos, pero creo que lo que todos tenemos claro es que un deporte tan individual como el atletismo, no es lo mismo solo que acompañado. Nos toca adoctrinar al resto para que se den cuenta de que esto es así.

2 comentarios:

Raúl dijo...

Yo intento no faltar al entreno del Domingo con los compañeros del Club; el compañerismo y buen rollo que se da no tiene comparación

Gonzalo Quintana dijo...

Es cierto que con compañeros se hace más fácil. O se tiene una cabeza bien amueblada o se tiende al mínimo esfuerzo cuando se va solo.
Pero al mismo tiempo, cuando observo compañeros entrenando en grupo en el parque veo claramente cómo los más rápidos van a ritmo controlado y los más lentos van con la lengua fuera intentando seguir a los rápidos porque es de "compañeros" ir todos juntos. No es fácil encontrar un ritmo similar al tuyo.