jueves, 12 de enero de 2012

Sustitutivos

Cuando adquirimos unos hábitos y por alguna razón algo se los impide, a uno no le queda más remedio que buscar sustitutivos que de alguna manera satisfagan la necesidad que ha creado el hábito adquirido. Esto nos pasa a todos en todos los ámbitos de la vida. Por ejemplo, el que usa el transporte público y lee durante el trayecto, si un día se queda sin libro se coge cualquier cosa con tal de leer algo.

Esta necesidad de sustitutivos se acrecienta entre la especie corredora ya que nuestro deporte además de un hobby es una necesidad. Uno cuando no puede entrenar está como león enjaulado. Y entre medias de todo están por ahí las endorfinas, eso de lo que tanto hemos leído, que la mayoría no sabe exactamente qué son, pero que entendemos que es algo parecido al mono de los yonquis.

Y en estas estoy estos días, buscando sustitutivos ante la imposibilidad de correr. En mi caso he optado por el paseo, una forma diferente de disfrutar de los lugares habituales de entrenamiento ya que te permite captar detalles que cuando se corre no lo haces. Además, pasear mata tiempo, que es algo que de repente sobra cuando no se puede entrenar. E incluso te permite ahorrar si en vez de coger el metro o el autobús te das un paseo urbano de varias estaciones de metro.

Actividad altamente recomendable, que no conocía y que os invito a que probéis.

3 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

Vale, pero lo que te llena es correr y seguro que pronto dejarás de buscar sustitutivos. Animo

Guillermo dijo...

Paciencia, paciencia...

Salu2
G

vsblanco dijo...

Pues sí Gonzalo, ya estoy con la actividad titular. Ayer hasta me gustó mojarme...