miércoles, 30 de mayo de 2012

Gigantes con pies de barro


Lo que son las cosas, hace apenas tres semanas me veía como un tiro, con muchas posibilidades de afrontar una temporada en pista con ciertas garantías. Al menos así lo veía por los tiempos y la actitud que estaba mostrando en los entrenamientos de series.

Sin embargo un pequeño contratiempo de salud, una infección que padecí hace un par de semanas, parece que me ha afectado más de lo que a priori pensaba. Aparte de algún antibiótico y antiinflamatorio, que tuve que tomar durante algo más de una semana, no he dejado de hacer nada. Una vida normal al 100%, vaya, incluyendo esto del correl.

Pero aquí la mormalidad se ha evaporado. De repente un simple rodaje aeróbico se ha convertido en todo un sufrimiento. Completar sesiones de c.c.s. de más de 2 cifras es casi un imposible. Es como si la infección o los antibióticos se hubieran llevado por delante la forma que tenía. Teniendo en cuenta todo esto, de series ni hablar, claro.

Pero me pongo a analizar mi temporada y creo que el error principal es la falta de base. En los últimos 12 meses he tenido muchísimos altibajos, he tenido que hacer tres pretemporadas (lesiones, operaciones). Hace poco comentaba que las ganas de volver a hacer cosas me pueden haber probocado alguna lesión.

Y el problema es que no estoy haciendo una base aeróbica sobre la que empezar a trabajar a ritmos por encima de umbral. Si no soy capaz ni de hacer 10 km. al ritmo en el que terminé mi último maratón, ¿cómo voy a plantearme hacer competicones a FC max?

Así que creo que toca replantearse los objetivos otra vez. Salvo alguna incursión, voy a aparcar la temporada de pista y voy a centrarme en que los pies de barro del gigante sean de granito del duro y a partir de ahí, construir el resto de la estatua...

3 comentarios:

RA dijo...

Es un gusto leer a gente tan sensata como tu. Lo que dices tiene mucho sentido, hay que tener una base aeróbica aunque se corran distancias cortas, no es que no se pueda es que si quieres competir en pista hay que tener esa base bien trabajada para no pinchar en los últimos metros. Lo que haces seguro que tiene premio.

Manuel Tintoré Maluquer dijo...

Ese es el cánon a seguir, la regla de oro, el abecé, lo que hay que hacer, lo lógico y lo sensato; no se puede construir un edificio con seguridad total si antes no se han puesto unos buenos y sólidos cimientos; no hay que olvidarlo nunca; seguro que saldrás ganando; un saludo.

Carrera Solidaria Santander dijo...

ÁNIMO VICENTE! Seguro que poco a poco vas haciendo toda una playa con la mejor arena del mundo ;)

Desde la Carrera Solidaria Santander te mandamos todo nuestro apoyo y ánimo!