jueves, 26 de julio de 2012

Con tanto calor, olvídate del reloj

Polar 410, el que tengo y uso tanto como de cronómetro (las más de las veces) como de pulsómetro. 
Me lo compré en pesetas y todavía funciona. 

Días de verano, muchísimo calor, cuesta casi hasta respirar. Con estas condiciones está contraindicado cualquier actividad física mínimamente exigente, pese a lo cual los corredores nos la saltamos y seguimos con nuestra rutina de entrenamientos.

Los que tenemos que salir a entrenar con más de 35º estamos sufriendo en nuestras carnes cuánto cuesta hacerlo en estas condiciones.Se toman las precauciones habituales: evitar las horas centrales del día, hidratarse, buscar la sombra, gorrita, etc...

Y hay una cosa que creo que deberíamos tener muy pero que muy presente, y es olvidarse del reloj. No me refiero a no llevarlo, sino a olvidarse de los tiempos. Con estas condiciones el nivel de esfuerzo que se requiere para hacer un entrenamiento normal es muchísimo más elevado y la duración de los entrenamientos tiende a acortarse.

Así que nadie se extrañe si estos días ve que no le salen los tiempos.

4 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

Justo ayer en mitad del rodaje el Garmin me dió señal de BATERIA LLENA y lo tuve que apagar. Y me dió igual, estamos en verano. En invierno me hubiera jodido bastante.

SeRgIo dijo...

Yo llevo un casio para saber el tiempo que corro con el cronómetro. Con eso me basta.

Tantulo dijo...

Desde luego, la opción acertada es esa pero pocos conozco que salgan a correr sin ninguna clase de referencia temporal. Es que no tenemos remedio...

Saludos calurosos...

vsblanco dijo...

Pues mira, yo soy de los que muchos días salen sin reloj, más estos días de verano. Claro, que luego voy al Google Earth para comprobar cuánto he corrido :-)