martes, 9 de octubre de 2012

Entrenamientos en compañía

Desde luego no hay nada como entrenar en compañía. Algo tan obvio que todos damos por hecho se demuestra una y otra vez cuando se puede disfrutar del grupo. Y si es verdad eso que dicen que no hay deporte más democrático que el atletismo, donde si hay que hacer 10 km. todos van a correr 10.000 m, no es menos cierto que cuando los haces acompañado parece que las distancias son menos.

La cosa empieza en el calentamiento. Unos llegan antes otros después, unos quieren calentar a ritmos más altos y otros les recriminamos que si están haciendo en r3, los que corremos menos vamos por las calles interiores para poder seguir el ritmo de los que corren más. Y aquí cada uno va contando su batallita. El tema estrella de estos días está siendo el hilo Democracia del Foro de Elatleta.com.

Luego vienen las preguntas. Mister, qué hacemos hoy. Bueno, vamos a hacer lo mismo que la semana pasada. La receta decía que son 4 x 5 x 200, pero hace dos semanas hacía un vendaval y lo cambiamos por 15 + 15 farlek, 200 con el viento a favor más rápido, y los otros 200, recuperando. Y por eso de poder contrastar los tiempos de semana a semana, hemos arrastrado el cambio.

Luego están los maratonianos. Unos están en la semana -4, otros en la -6. Unos van a 3.50, otros a 4.15, otros a 4.45. Complicado encajar ritmos y entrenamientos. Be free, chavales. Eso sí, respetad los ritmos marcados y si hoy hacéis de más, lo quitáis del entrenamiento del jueves. Que no se trata de entrenar más y muy duro, sino de hacer lo que toca en cada momento.

Luego está el grupito de los multisaltos, esos ejercicios odiados por unos hasta el punto de que cuando los pongo no va ni el apuntador, y admirados por otros, entre los que me incluyo, que los consideramos como parte fundamental de esta fase de la temporada. Hay que recordar que estamos en la segunda semana de octubre y la temporada es larga. Ni que decir tiene que si no hay grupo yo soy de los que me fumo los multisaltos.

Y así, cada uno a lo suyo, llega la hora del descalenmiento, los estiramientos mientras estamos de charleta (recordad que hablando no se estira bien), la ducha y cada mochuelo a su olivo.

Deporte individual sí, pero en compañia mucho más agradable.

2 comentarios:

gudurix dijo...

Tienes toda la razón Vicente.

Entrenando en compañia, aunque parezcamos pollos sin cabeza, se hace todo más ameno y vuelves con una sonrisa a casa.

amj dijo...

+1 ayer fue un día de los que te vas contento, cada uno entrenando lo suyo y con un ambiente de lo más majo.