lunes, 25 de marzo de 2013

1.500 campeonato de Europa de atletas veteranos de San Sebastián, la crónica

Carrera con muchas novedades: primera vez que competía en un campeonato de Europa, primera vez que corría con la camiseta de la selección española, primera vez que competía en una pista cubierta. Muchas cosas nuevas.

El día empezó bien pese a que demasiado pronto. Los aparcamientos del complejo de Anoeta iban a estar ocupados por autocares con motivo de la celebración de un partido de rugby y debido a ello la organización nos recomendó no ir en coche. Como tenía el hotel en Tolosa, un pueblo a algo más de 20 km. de San Sebastián no me quedaba otra que ir en coche, así que fui pronto para la capital donostiarra y busqué aparcamiento en las calles adyacentes. Lo encontré, puse el ticket de zona hora y me fui hacia el velódromo. 11 de la mañana aproximandamente.

Estuve un rato viendo carreras en el velódromo y otro rato en el mini Anoeta, estadio que dispuso la organización como zona de calentamiento y en el que también se disputaban algunas pruebas y en la que teníamos los vestuarios.

Teniendo en cuenta que la competición era a las 6 de la tarde a eso de las 12.30 fui a buscar un sitio para comer. Cerca de Anoeta hay un centro comercial. Entré y vi que hay un sitio donde daban un menú con ensalda de primero y  paella, pasta o pollo de segundo. Elegí pasta y para la una del mediodía ya estaba comido. Volví a la pista de calentamiento y allí me tumbé un rato al sol (hacía un día espectacular).

Apenas 15' me duró reposo porque los nervios estaban a flor de piel, así que me dirigí hacia el velódromo. Allí estuve un buen rato charlando con un atleta del Suanzes, José Manuel, que me conoce del blog y al que yo no tenía el gusto de conocer. Iba a correr también el 1.500. Como digo, estuvimos charlando hasta que se fue a correr. He de comentar que el orden de las series siempre era decreciente, empezando por los más veteranos hasta los más jóvenes. Eso suponía que yo era la penúltima categoría en correr con sus cosas buenas y malas. Buenas, que la hora iba a ser habitual, de hecho corrí a las 18.40. Malas, que hay que estar todo el día esperando.

Cuando falta hora y pico empiezo el protocolo habitual de calentamiento, sin prisa y todo bien hecho. Hasta que a falta de 20' ya me voy hacia la cámara de llamadas que tiene dos partes, una con una pista en la que todavía se pueden hacer unos progresivos y luego una especie de vestuario donde se accede para ya desde ahí entrar en pista. Nervios, muchos nervios, tanto por la novedad como por la paliza que iba a suponer correr un 1.500.

Accedemos a la pista. En la série íbamos 6 españoles, 2 franceses, 2 italianos y un británico. Dejamos las cosas en las cestas de material que retiran los voluntarios y todavía tenemos tiempo para hacer algún progresivo. Pruebo la curva que está en peralte y que me habían dicho que si no vas rápido o por la misma cuerda te echa fuera. Así es.

Nos acercamos a la línea de salida. Cuando se había publicado la serie en la que íbamos a correr estaban los tiempos de cada participante. El mío era el penúltimo y había uno con 5.07. Casualmente este corredor me pregunta que qué marca tengo. Le digo que 5.02 pero que creo que estoy para menos, para 4.50 o así. Me dice que me deja pasar y que se pega a mí.

Por fin salida. Dejo paso a todos, este corredor me deja paso a mi y a partir de ahí a correr. No hay excusas de que si carrera táctica, de que si en pelotón. Desde los primeros metros voy penúltimo y solo toda la carrera. Y aquí empieza el juego mental, el de las referencias. Durante toda la carrera voy comparando el dónde voy en ese momento y qué lugar estaría ocupando en caso de que fuera una pista de 400 m. A toro pasado puedo pensar que si tenía la mente para ello quizás no lo estaba dando todo. El caso es que en carrera sí me daba la impresión de ir a tope. Van pasando las vueltas. 7 y media se hacen muchas pero se van haciendo. Cuando paso por la recta de meta escucho a algún espectador gritar mi nombre. No los reconozco ni hago intención de buscarlos con la vista.

A falta de 2 vueltas veo que los dos corredores que me preceden van perdiendo terreno. Me los pongo como referencia pero no consigo alcanzarlos. Finalmente entro penúltimo con un tiempo de 4.47. Foto de todos los participantes en la serie y a partir de ahí la tos perruna que indica que sí lo dí todo.

Duchita, encuentro con Jegarru y señora, vemos un par de carreras más y a tomar unos pintxos por Donosti, sin alcohol, eso sí, que había que coger coche. En cuanto me pasen las fotos publicaré alguna.

Resultados: 3ª serie. http://www.rfea.es/competi/result2013/pistacubierta/San_Sebastian/C73.0493.html

7 comentarios:

Dragonkik55 dijo...

Enhorabuena, buen tiempo y bien luchado¡¡

Josemá dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rafa dijo...

5:02 de referencia y haces 4:47?, con mi poco saber te digo dos cosas, primero carrerón (Enhorabuena), segundo me parece que lo diste todo, y bien dado, porque la diferencia entre un tiempo y otro es importante.
Como conclusión (la mía por supuesto), es que con esta premisa y este resultado, sabes competir y muy bien por cierto, repito, enhorabuena

Halfon Hernandez dijo...

Fenomenal, has tenido un gran control de carrera.

JaimeTapias dijo...

Enhorabuena! Yo alucino con tu previsión y tu tiempo final. Carrerón!!

vsblanco dijo...

Muchas gracias a todos. Experiencia totalmente aconsejable. Todo el que pueda que acuda a una competición de este tipo.

Aitor Díaz dijo...

Toda una experiencia el participar en este campeonato. Yo también era la primera vez y ... continuaré en ello. Esta semana tengo campeonatos regionales y el próximo año al mundial indoor en bucarest.

Un saludo y enhorabuena