martes, 2 de marzo de 2010

De qué hablamos en los entrenamientos

Una de las cosas positivas que tiene un deporte tan individual como el atletismo es que podemos practicarlo en grupo. Es verdad que los 10, 15 ó 20 km. que te vayas a hacer los tienes que hacer tu y nadie los puede hacer por tí. En este sentido no es como los deportes de equipo, donde unos pueden correr más que otros.

Pero al contrario que en éstos, en el atletismo podemos disfrutar de una agradable charla con nuestro grupo de entrenamiento... cuando el ritmo nos lo permite, cosa que no pasa siempre. Pero, ¿de qué hablamos en los entrenamientos?

Hablamos de los compañeros.
Una veces hablamos bien (las marcas que ha hecho, lo bien que está entrenado, cuánto ha progresado, etc.) Pero, por desgracia, también nos encontramos con gente que no habla en términos positivos de los compañeros (que si es un talibán, que si entrenando así también me hago yo sus marcas, que si sólo vive para esto).

Lo lamentable de esto es que los hay que parece que sólo viven para criticar a los demás, que parece que sienten envidia por sus logros y que hagan lo que hagan sus compañeros, les va a parecer mal. Increíble, verdad. Pues los hay, aunque os parezca raro. Como digo, lamentable que se hable de ésto. A veces mejor irse solo que estar escuchando a los compañeros.

Hablamos de atletismo.
Obvio, es nuestra aficción y lo que nos une. Es lógico que hablemos de nuestros objetivos, de los próximo que vamos a correr, de cómo llevamos los entrenamientos. No es mala conversación, pero aburre si sólo hablamos de ésto.

Hablamos de sexo.
Sobre todo cuando los que entrenamos somos sólo tíos, cosa que pasa en el 99% de las ocasiones. Que si ese powerpoint que me has enviado, que si os voy a pasar un vídeo que me ha llegado, que si habéis visto qué dos nuevas gacelitas tenemos en el parque...

Hablamos de otras cosas.
Pero no sólo de correr habla el corredor. Por eso de vez en cuando coincides con gente cuyos horizontes "habladurísticos" van más allá que lo que es ésto del correl. Se habla de la vida (los hijos, el trabajo, la hipoteca), se habla de aficiones (internés, música, libros), etc.

Por desgracia hablar de cosas que no son de correr es algo que se suele hacer poco, con gente contada y sólo cuando el grupo es reducido o vas acompañado únicamente de otro corredor. No sé que pensaréis, pero estos entrenamientos en los que se habla de cualquier cosa menos del correr son los que realmente llenan, independientemente de que hayas hecho 10 ó 20 km. o de que los hayas hecho a 3.50 o a 4.40.

7 comentarios:

carles aguilar dijo...

Si señor hablamos un poco de todo... y eso va en función del compañero que corre contigo y de su capacidad comunicativa... Aunque a decir verdad, en general, a mi no me gusta hablar demasiado cuando entreno... Sólo lo justo.. Prefiero concentrarme en el entreno y en mis pensamientos internos.... Saludos....!!

manuel binoy dijo...

Reconozco que cuando corro no soy muy hablador, pero es verdad que se habla de todo un poco y eso siempe está bien y hace más amenos los entenos largos, saludos.

Olga y Alfonso "Halfon" dijo...

La verdad es que en entreno o carrera hablo poco, eso sí aprovecho para ir poniendo en orden algunas ideas.

Jan dijo...

interesante entrada, vicente. Yo depende de con quien vaya, y sobre todo del ritmo, no es lo mismo un rodaje suave que ir en carrera...

un fuerte abrazo

Alex dijo...

Estoy con Jan depende del ritmo y de con quién. A veces es como quedar a tomar un café o una cerveza, lo deportivo pasa a un segundo nivel y lo importante es la charla

vsblanco dijo...

Estoy con vosotros en que hay veces que mejor no hablar y centrarse en el correr, pero cuando se puede disfrutar de una carrerita con una buena conversación...

luis dijo...

que tal ,acabo de leer algo de tu pagina,soy corredor también,pues si,yo también entreno solo,me suele gutar más ,porque vas al ritmo q deseas ir,..pero tambien muchas veces es divertido y ameno ir con compis...un saludo ,un veterano por aqui,luis