lunes, 1 de noviembre de 2010

Maratón de Ciudad Real, la crónica

No pudo ser. Un tiempo final de +/- 3.09.30 en un día perro para correr: muchísimo viento y lluvia que en ocasiones cayó con mucha fuerza en cuanto a lo meteorológico y recorrido feo que transcurría por carreteras que enlazaban Ciudad Real con Miguel Turra, que es un pueblo que está a 3 ó 4 km. y poquísima gente lo que propició que muchos tramos de la carrera tuviera que hacerlos solo.

No son molinos, mi señor, son gigantes
Esto le decía el buen Sancho a Don Quijote cuando este creía ver tales criaturas en lo que no eran otra cosa que molinos de viento. Y ayer descubrí por qué pusieron molinos de viento en la mancha. ¡Cómo soplaba! Y de todos es sabido que este es el elemento meteoróligo que peor nos va a los corredores. Y nos dio en todo el morro en dos tramos de algo más de 4 km, más o menos entre el 15 y el 19 en la primera vuelta y el 36 al 40 de la segunda. Eso además de en muchos de los tramos en que la carrera iba y venía. Total, que como suele decirse, fueras en el sentido que fueras, siempre daba de cara :-)

La carrera en sí creo que la planteé bien. De entrada me metí en un grupo que pasamos la media en torno a los 1.28.30. Casi todos los km. sobre 4.10, algo más rápido de lo hubiera preferido, pero era mejor estar a refugio del grupo que ir en solitario. Pero aquí surgió uno de los problemas, entre el km. 15 y 17 este grupo se desgranó y preferí ir a un grupo que iba como a 50 m. adelante. Esto me obligó a un sobreesfuerzo que quizás pagué más adelante, pero en carrera decidí hacerlo así antes de ir en solitario. Una vez enlazado con este grupo fui con él hasta el 25, momento en el que se deshizo.

A partir de aquí, carrera en solitario, carrera tirando de coco y físicamente ya tocado. Hasta el 32 bien, marcando tiempo sub 3 h, es decir, kilómetros entre 4.15 y 4.20. Pero a partir del 32 las piernas empezaron a quejarse y la cabeza empezó a no seguirme. Desde el 25 me tocó ir solo y esto, con 17 km. todavía por delante, se hizo muy duro.

Así que a partir del 32 empezé a sufrir y los kilómetros fueron haciéndose cada vez más lentos. En el 35 iba todavía en rango de 3 h. pero es verdad que ese km. ya lo hice más cerca de 5 que de 4' y además empezaba el tramo  con todo el viento en el morro. Aquí ya, una vez que el objetivo de las 3 h. no lo iba a conseguir, me dejé ir y puse ritmo de terminar sin más. En ese tramo del 35 al 40, como digo, con viento fortísimo de cara me salió algún km. incluso a 6'.

Coincidía además con un tramo se subida, carretera que enlazaba Miguel Turra con Ciudad Real, nadie animando, sin lugar donde reguardarse y con todos los condicionantes para dejar de correr y echarse a andar. A pesar de todo, como digo, fui trotandejo hasta que un giro hizo que el viento pasara a ser algo favorable y los kilómetros empezaran a salir en tiempos algo más decentes. Pero ya daba lo mismo, ya se trataba de terminar, de llegar a meta y pasar página.

Conclusiones
  • Cuando las condiciones meteorológicas son adversas hay que recalcular los ritmos. Si con el día perfecto se está para hacer 3 h. con viento tendría que haber salido quizás para hacer 3.05.
  • Un maratón con poca participación es garantía casi segura de que vas a hacer muchos kilómetros solo. Este detalle hay que tenerlo en cuenta a la hora de elegir el maratón que se va a correr. Uno más multitudinario te asegura tener siempre compañía. Hacerse solo el último tercio del maratón es muy duro mentalmente.
  • Hay que estudiar los recorridos. Un maratón que transcurre por vías interurbanas será un maratón sin animación, sin sitios donde resguardarse. Y bastante dura es ya de por sí la carrera como para encima hacerla más dura por lo que es el trazado.
Y esta es, a grandes rasgos, la crónica del maratón. Comentar que hoy estoy muy bien de piernas, algo de agujetas, pero nada del otro mundo. Mañana saldré a rodar un poco y ya a partir de la próxima semana empezaré a pensar en mi próximo objetivo, la pista cubierta.

Clasificación

9 comentarios:

CarLitros dijo...

Por lo que tengo entendido fue un día de perros, y eso unido al resto de factores lo hizo mucho más duro. Aún así, terminar un maratón siempre es un gran triunfo.

Un abrazo

cabesc/Iván dijo...

Ha sido un placer ponerte cara Vicente.

De tu crónica: mira que dije que había que estudiar el recorrido antes (pero con el plano de la organización, jajajaj). Me alegra oir que con esa meteo un sub3h se recompone en 3h05 porque con mis 3h04 entonces fuí 2h58 ;-)

un abrazo, a recuperarse y a darle zapatilla en la pista.

Eladio dijo...

Hombre, si a mi mejor marca (la del domingo) le quitamos también otros 5 minutejos, bajo de las 3:20 jeje.
Lo del 31 ha sido épico, el hombre contra los elementos (yo tengo claro que ganó el hombre)
Enhorabuena.

david sanchez dijo...

Enhorabuena máquina, para el día que hizo intentarlo y luchar ya esta bien, llegaste a meta y eso es para estar contento con ese día de perros.

Un abrazo.

Gonzalo Quintana dijo...

Totalmente de acuerdo con tus conclusiones, especialmente la primera. Está claro que no era un día para hacer marca, pero se aprende más de estas carreras que de las que todo sale fenomenal. Enhorabuena

vsblanco dijo...

Carlos.
Día de Perros no, lo que viene después. El maratón más duro, climatológicamente hablando, que he corrido.

Ivan.
Lo mismo digo, un placer para mi también.

Eladio.
Se terminó y punto. El de Ciudad Real la recordaré como un maratón duro por el viento. No sé si gané yo o ganó la carrera.

David.
Gracias.

Gonzalo.
Pues eso, hay que aprender de todo en esta vida de corredor.

Alex dijo...

Un poco trde pero no quería dejar de felicitarte por la estupenda carrera

Anónimo dijo...

Enhorabuena mister, debió ser duro pero lo acabaste, total por unos minutos arriba o abajo...

Yo prefiero los multitudinarios, donde va a parar.

Santi Palillo dijo...

El anónimo era yo, el viento que hace en este momento ha tenido la culpa ;-)