viernes, 5 de agosto de 2011

Te valoro por cómo eres, no por cuánto corres

Cuando corremos en grupo es normal que hablemos los unos de los otros. Lo ideal sería que lo que se habla fueran cosas positivas, pero eso es mucho suponer. Por desgracia en muchos círculos atléticos sólo se habla de los compañeros para referirse a cosas como que si yo entrenara como él también haría sus marcas o para destacar que una carrera le ha salido mal, sin entrar en las circunstancias personales por las que ha tenido ese resultado.

Pero por desgracia he comprobado que hay compañeros que directamente ni existen. Y casualmente, son los que menos destacan en lo deportivo. Dicho de otra manera, si uno de los del grupo se tira un año haciendo las mejores marcas del grupo en todas las carreras, automáticamente pasará a ser idolatrado por el resto del grupo y por arte de no sé qué, será tema de conversación y cuando él hable poco menos que el resto callará y dará por bueno todo lo que dice, se trate del tema del que se trate.

He comprobado como a gente con un enorme valor humando, excelentísmos profesionales en su trabajo y, eso sí, algo menos buenos que los demás en lo del correr, casi ni se les hace caso cuando hablan, se les quita la voz como si su opinión no importase o simplemente no existen en las conversaciones.

Me aburre hablar de cómo y cuánto entrena la estrella del grupo, no hago más caso al que más corre por el mero hecho de que tenga mejores marcas que yo y siempre que puedo hablo con aquellos compañeros que me pueden aportar cualquier cosa o que simplemente son buenas personas y tienen una conversación agradable. Me da lo mismo que hagan el maratón en 2.40 o en 4.20. Lo primero son las personas.

7 comentarios:

balbuej dijo...

Cuanta razon tienes. Es algo que suele ocurrir y que jode tela.
Pero al contrario, tambien hay alguna gente que corre que se nota intenta no hacer obstentacion alguna de eso y se empeña en ser uno más. Lo que les engrandece, aunque son pocos.
Yo soy de los de 4h20, bueno en realidad 4h19, je, je.

Pablo Vega dijo...

Muy buen post. Has dado en el clavo.

Saludos.

Carles Aguilar dijo...

Bien...!! Los resultados no importan son sólo números... Hemos de aprender a valorar a los atletas por su calidad humana y su capacidad de superación en primer lugar... El resto es complementario... Saludos..!!

Raúl dijo...

Siempre hay de todo en todas partes pero suele haber más gente sencilla que no alardea de sus marcas y que incluso pregunta y se informa de entrenamientos y marcas de gente menos experimentada o peor que él. Por lo menos eso ocurre en mi grupo (los fantasmas que se vayan a los castillos).

Anónimo dijo...

Conozco otro caso, que el grupo en vez de idolatrar al mejor de entre ellos,como dices, terminan por cogerle manía por ganar siempre, creo que la envidia también existe.

Tania dijo...

Toda la razón! en mi corta vida como corredora he podido vivir en diferentes grupos.
Grupos donde lo importante es disfrutar y el que más corre es al que "menos" caso se le hace, porque sabemos que dedica todo su tiempo libre a entrenar y eso no lo queremos para nosotros.

Otro grupo donde lo importante era el ritmo por kilómetro y nada más, otro de envidia total por tus logros, en fin, he visto de todo.

Desafortunadamente casi siempre el que más corre se llevará los focos de atención, así somos.

En lo particular me quedo con aquellos que son capaces de escuchar y valorar a todos por igual sin importar su crono, todos tenemos una verdad y eso es lo importante.

Excelente entrada!
bss
Tania

Santi Palillo dijo...

Totalmente de acuerdo míster, muy acertada la entrada aunque también es cierto que los que más corren no pueden evitar que otros les idolatren incluso a su pesar.