lunes, 8 de agosto de 2011

Estudios científicos.
Dr.Norberto Debbag 01 de Agosto 2011- Argentina
Con el venir de los años, el cuerpo humano sufre un desgaste fisiológico, que cuando el individuo toma medidas preventivas, entre ellas realizar actividad física controlada y en forma regular ese envejecimiento celular natural puede retrasarse en el organismo, al igual que las funciones cognitivas del cerebro ( memoria, lenguaje, atención, ubicación temporo espacial, etc.), las demencias, la Enfermedad de Alzheimer, etc.
Algunos estudios refieren que mayores de 65 años que hacen ejercicio como mínimo tres veces por semana tienen un 30%- 40% menos de probabilidades de padecer demencia y Alzheimer que las que sólo practican algún tipo de actividad física con menos frecuencia.
Se ha demostrado una relación entre niveles bajos de rendimiento físico y un mayor riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer, y también una relación de niveles elevados de rendimiento físico y la aparición más tardía de la presentación de cuadros neurodegenerativos como son las demencias.

 
El ejercicio físico ha demostrado los efectos beneficios sobre distintas enfermedades, como la hipertensión arterial,diabetes,enfermedades neurodegenerativas (demencias,etc.) etc.
1.- Mejorando el acondicionamiento cardiovascular, incrementando el consumo max. de oxígeno (VO2 max hasta un 30 % aproximado).
2.- Aumentando las endorfinas (neurotransmisores químicos), que producen una sensación placentera.
3.- Retrasa la aparición de fatiga, cansancio .
4.- Disminuye y retrasa el desgaste fisiológico asociado a la edad.
5.- Disminuye las cifras de Hipertensión Arterial, de las glucemias en la Diabetes.
6.- Aumenta el flujo a nivel vascular, en todos los territorios, en el caso de la nota a nivel cerebral.
7.- Reduce la morbi-mortalidad consecutiva a las modernas enfermedades crónicas, favoreciendo de esta forma, una mayor longevidad.
8.- Protección miocárdica por:   
   a) Menor frecuencia cardiaca y consumo de oxígeno, tanto en reposo como a ejercicio .
   b) Favorece el desarrollo de la circulación colateral coronaria.

9.- Estimula elsistema inmune, aumentando las defensas del organismo.
A nivel Cerebral:
10.- Controla la ansiedad y la depresión.
11.- Aumenta la autoestima.
12.- Mejora el estado de ánimo.
13.- Mejora las funciones cognitivas y la eficacia del recuerdo.
14.- Satisface las necesidades lúdicas.
.
Las investigaciones relacionas con el ejercicio y el cerebro han demostrado que el ejercicio puede tener efectos significativos en el flujo cerebral, en la mejor disponibilidad de neurotransmisores, factores neurotróficos, en la estructura del cerebro, y en la eficiencia neuronal. Hoy atraves de estudios como la Resonancia Magnética Nuclear, Pet, se ha podido evaluar que el cerebro es un órgano más plástico de lo que se pensaba y las neuronas se regeneran incluso en edades avanzadas.
Existe ahora un acuerdo general en que el giro dentado del hipocampo de mamíferos adultos, está produciendo continuamente nuevas neuronas.

 Hay en el cerebro estimuladores internos y externos en éste último caso como el ejercicio que pueden modular la función en el hipocampo, así como exhibir acciones neuroprotectoras en alteraciones patológicas relacionadas con el hipocampo.

El cerebro es un “músculo” más, que crece con su uso y que se atrofia cuando no se utiliza, por ello es de vital importancia mantener una vida sana, e intelectualmente activa, sobre todo las personas mayores, volcándose a  la lectura o a los juegos donde sea necesario ejercitar la mente.
El ejercicio sería como un “fertilizante” de las neuronas; las alimenta, las refuerza y las protege, y al mismo tiempo, lo que se logra con el  ejercicio es que obligue al cerebro a que trabaje, se regenere y fortifique, como otro músculo del cuerpo, creando un entorno favorable para que las neuronas se puedan comunicar bien entre ellas
Pero, además, el ejercicio físico estimula las conexiones entre neuronas siendo estas conexiones las que se encuentran debilitadas en cuadros depresivos o enfermedades neuronales como el Alzheimer.

Por otra parte, a medida que las personas envejecen, disminuye la cantidad de conexiones entre las neuronas, pero con la actividad física, se puede lograr una mayor densidad de conexiones sinápticas entre las neuronas. Además, la actividad física actúa sobre la función cerebral aumentando la producción de factores neurotróficos, que son las sustancias encargadas de mantener la viabilidad de las neuronas. 
El 19 de julio se publicó un par de trabajos en la Revista Archives of Internal Medicine, en relación al ejercicio físico y el cerebro.
El primero de los estudios corresponde al grupo de la doctora Laura E. Middleton, del Centro de Recuperación del Accidente Cerebrovascular de la Heart and Stroke Foundation, en Toronto.
Tomaron una medida objetiva de la actividad física, observando los investigadores que los que estaban físicamente activos tenían un riesgo 90 por ciento más bajo de desarrollar un declive cognitivo significativo, en comparación con los que estaban menos físicamente activos.
Se tomó una muestra  sobre 197 hombres y mujeres que participaron en el estudio,con edad promedio de 74 años al comienzo sin dificultad cognitiva, estudio con datos de edad, envejecimiento y composición corporal
Tomando en cuenta a la actividad física de baja intensidad, no se trata de trotar, nadar o andar de bicicleta, sino que tal vez tan solo moverse por la casa, realizar tareas, caminar al aire libre podría también ser importante contra el deterioro cognitivo".
Para determinar los efectos de la actividad sobre la capacidad cerebral, el grupo midió la cantidad total de energía utilizada por la muestra, usaron un método llamado "agua doblemente etiquetada", que muestra la cantidad de agua que pierde la persona, una medida objetiva de la actividad metabólica del individuo.
Entre dos y cinco años de seguimiento, el grupo de Middleton halló que los que tenían mayores niveles de actividad física tenían menos probabilidades de desarrollar cualquier déficit cognitivo, en comparación con los que tenían los menores niveles de actividad física ó sedentarios.Esos hallazgos fueron confirmados al pedir a los participantes que tomaran el Mini examen del estado mental modificado.  Se trata de una asociación entre la actividad física y el cambio cognitivo.
 
El segundo estudio encabezado por Marie-Noel Vercambre de la Fundación de Salud Pública de la Mutuelle Generale de l'Education Nationale en París, observó el efecto de la actividad física en mujeres que participaron en el Estudio cardiovascular de antioxidantes en las mujeres, que incluyó a mujeres con enfermedad vascular y tres o más factores de riesgo de enfermedad cardiaca.
Se determinó el nivel de actividad física en 2,809 mujeres al inicio del estudio, y cada dos años posteriormente, con entrevistas telefónicas con las mujeres, que incluían pruebas de capacidad mental y memoria. Las pruebas se administraron al inicio del estudio, y tres o más veces durante los próximos 5.4 años.
Los investigadores hallaron que las mujeres más físicamente activas tenían las tasas más bajas de desarrollo de declive cognitivo. Además, las mujeres que hacían caminatas a paso vivo por 30 minutos cada día, o su equivalente, tenían un riesgo más bajo de deterioro cognitivo.

El Dr. Eric B. Larson, del Instituto de Investigación en Salud Grupal de Seattle,comentó que la asociación entre la actividad física y la capacidad mental probablemente tenga que ver con la salud vascular general. Larson cree que los beneficios del ejercicio sobre la capacidad mental pueden acumularse incluso si uno comienza a hacer ejercicio a una edad avanzada."Para una persona mayor, simplemente seguir caminando es un beneficio inmenso".
En pacientes con demencia, el ejercicio puede resultar beneficioso, aseguró Larson. "Caminar una, dos o cuatro veces por semana con un cuidador lleva a mejores resultados y una persona más feliz", afirmó.
 
Los autores de ambos artículos sugieren que hay más que aprender acerca de la relación entre la actividad física y la función cognitiva. Varios mecanismos biológicos podrían explicar la relación positiva entre la actividad física y la salud cognitiva siendo probable que sea multifactorial.


Conclusiones:
Por lo expuesto, con los estudios científicos mencionados y otros que fueron realizado en los últimos años, uno puede concluir, que el ejercicio físico leve a moderado, realizado en forma regular, aconsejado 3 veces a la semana, caminatas de 30 minutos diarios, andar en bicicleta, nadar ó simplemente estar activo como realizar actividades cotidianas de la casa, caminar al aire libre, es muy beneficioso para mejora el estado general de salud del organismo, retrasando el envejecimiento natural para cada edad y manteniendo las funciones cognitivas.
DIFUNDIR ES PREVENIR
Dr.Norberto Debbag
deportólogo Cardiólogo (UBA)

2 comentarios:

Gonzalo Quintana dijo...

¿entrenar maratones es ejercicio leve / moderado?
Estos estudios siempre pecan de lo mismo, no definen exactamente lo que se considera leve, están hechos para sedentarios para decirles que hay que salir a caminar 30 min 3 veces por semana, pero no dicen si los que corremos 80K a la semana estamos dentro del sector que se beneficia o si por el contrario nos perjudicamos.

Alex dijo...

Se lo voy a enseñar a mi madre y a mi mujer para que vean el bien que me estoy haciendo