martes, 21 de febrero de 2012

Y a la quinta semana, empecé a carburar

Lo bueno de llevar ya unos añitos en esto del correl es que uno se va conociendo, va ajustando tiempos, sabe cuánto le lleva ponerse en forma para unas u otras distancias y todos esos detalles que son tan personales y no necesariamente iguales para todos.

Uno de los plazos que tengo en mi mente es el de 5 semanas después de un parón total. Yo normalmente suelo hacer una parada total de 2 ó 3 semanas al finalizar mi temporada, nada de descanso activo o deportes alternativos, parón del todo.

Y la experiencia me dice que sólo después de cinco semanas empiezo a carburar de verdad. Hasta entonces entrenar se convierte en una mezcla de suplicio y lucha conmigo mismo y, en estas fechas en las que estamos con supuestas olas de frío y todo, contra los elementos.

Y ahí estoy, pasadas ya las cinco semanas de rigor. La verdad es que ya la semana pasada fui teniendo mejores sensaciones que las precedentes y ya me voy viendo cada vez más fino como para empezar a pensar en algo de calidad. Os voy contando.

1 comentario:

RA dijo...

Me alegro por tí, a darle duro, lo que se pueda, claro.