lunes, 5 de marzo de 2012

La compañía

Hoy ha sido un día normal: trabajo, vuelta a casa, ayudar al heredero con los deberes y salir a hacerme unos kilómetros, cosa que ha pasado a las ocho y pico de la tarde. Es verdad que gracias a este pseudo invierno que tenemos, lo de salir a tales horas apenas si duele.

He tomado la senda del parque de Arcentales para hacer lo que muchos días, darme una vuelta de reconocimiento y si veo que no hay nadie, ya tiro por las calles de San Blas hasta completar lo que toca. Y es que correr por el parque solo es algo que me supera. Tantos días de series y tantos rodajes...

Pero hoy ha habido suerte y cuando estaba terminando la primera vuelta me he encontrado con dos de los habituales con los que he compartido conversación para convertirse en un rodaje de lo más agradable, uno de esos buenos momentos que no recordaba.

Aparte de por las compañías, necesito rodar acompañado para que me exijan. No es lo mismo ir solo ya que cuando uno se cansa baja el ritmo, a hacerlo en grupo donde tienes que engancharte a los demás si no te quieres quedar solo. Y hoy ya me he visto bien como para poder ir a ciertos ritmos, así que volveré a frecuentar el parque y a correr en compañía.

2 comentarios:

SeRgIo dijo...

Que razón llevas...yo antes de lesionarme solía correr por el parque paraíso de San Blas, que por cierto, anda que no ha cambiado nada en los últimos años ese parque a Dios gracias. En cuanto me ponga un poco mejor volveré a correr por allí. Un saludo.

CarLitros dijo...

La verdad es que todo tiene su gracia. Hay días que también es agradable correr solo, pero en general, yo también prefiero la compañía. De acuerdo en que además te exiges más si tienes un mal día.